Mateo 9:10-17 Mantenerse fresco y flexible con Jesús

by | Jan 15, 2024 | 0 comments

I. Las preocupaciones de los fariseos y los discípulos de Juan Versículo 10

A. Fariseos

1. Los judíos se relacionaban con Dios por medio de un pacto de bendiciones y maldiciones.

a. La obediencia traía bendiciones; la desobediencia traía juicio.
b. Deuteronomio 11:26-28

26“He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición:27la bendición, si oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy, 28y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido.

2. Definitivamente tenían una mentalidad de “desempeño”.
3. El nombre fariseo significa “apartado”.

a. Creían que la santidad venía por la separación del pecado o de las personas pecadoras.

i. El problema: no se veían a sí mismos como pecadores (Comp. Romanos 3:23)
23por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios
ii. Un movimiento hacia la santidad terminó como un movimiento de justicia propia.

4. Criticaban la relación de Jesús con los “pecadores”.
5. Lucas 18:9 “que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros…”
6. Pensaron que podían ser justificados por sus obras religiosas.

a. Ayunaban para parecer “superespirituales”. (Ir a Mateo 6:16-18)
b. Ayunaban 2 veces por semana, algunos creen, debido a la superstición y la tradición.
c. Eran legalistas, pensaban que todos deberían ser como ellos.

B. Discípulos de Juan el Bautista

1. Juan tenía el ministerio de llamar a la gente al arrepentimiento; preparar para recibir al Mesías
2. Arrepentirse de la hipocresía religiosa y mostrar arrepentimiento mediante buenas obras.
3. Mateo 3:8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento…
4. Parte de esa preparación era ayunar y humillar el alma mediante la abnegación.
5. Era apropiado que la gente se arrepintiera de la hipocresía y de la fe a medias.
6. Cuando Jesús entró en escena, Juan señaló a la gente hacia Jesús (Ir a Juan 3:22-36).
7. El ministerio de Juan, era solo para durar un cierto tiempo y propósito, no durar indefinidamente.
8. ¿Por qué no tenían las mismas convicciones y no hacían las mismas cosas?

II. Cómo se equivocaron en su pensamiento

A. Fariseos

1. No se daban cuenta de que ningún hombre cumple con la norma de justicia de Dios.
2. No se daban cuenta de que ellos mismos estaban enfermos espiritualmente y necesitaban perdón.
3. Sus conclusiones fueron que no necesitaban un salvador; eran “autosalvadores”.

B. Los discípulos de Juan

1. Por diseño, era un ministerio que no era un fin en sí mismo. Apuntaba más allá de sí mismo.
2. Los discípulos de Juan, por alguna razón, no se estaban moviendo hacia Jesús.

C. Cómo ambos grupos se convirtieron en vestidos viejos y odres viejos

1. Los fariseos

a. Se enorgullecían de “guardar” la Ley externamente, pero ignoraban los asuntos del corazón.
b. Externamente guardaban los mandatos que tratan de las acciones: asesinato, adulterio, etc.
c. No cumplían los mandamientos que tratan con las actitudes: lujuria, codicia, etc.
d. La Palabra de Dios ya no tocaba sus corazones.

2. Los discípulos de Juan

a. Quizás estaban comenzando a enorgullecerse de sus “intenciones sinceras”.
b. Nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces. Señalaron a su propia“justicia”
c. Quizás se habían convertido en los “permanentemente tristes, humildes y afligidos”.
d. Los buenos inicios pueden convertirse en identidades permanentes en vez de un paso en el proceso.

III. Las explicaciones de Jesús

A. Las dos parábolas

1. La ropa vieja debe repararse con un paño similar: paño encogido

a. Si se usa un paño no encogido para reparar un paño viejo, se encogerá y se rasgará.

2. Se utilizaban pieles de animales como recipientes para fermentar el vino.

a. La piel se estiraba mientras el vino fermentaba y se expandía.
b. La piel solo podía usarse una vez o estallaba, y se perdía el vino.

B. Jesús es esa “Cosa nueva”

1. A los fariseos– Él es el cumplimiento de la ley.

a. Él es el Salvador de todos los que no han cumplido la ley.

2. A los discípulos de Juan– Él era el Novio al que Juan señaló; al que debían seguir.

a. Las bodas antiguas duraban una semana.
b. “Amigos del novio”- obligados a hacer que el evento sea de celebración y festivo.

3. El Evangelio nunca podría coexistir con la Ley. Son incompatibles.
4. Jesús no vino a “arreglar” el Antiguo Pacto de la Ley. (Ver Mateo 26:27, 28)

27Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

IV. Nuestras tendencias

A. Nos volvemos justos en nuestra propia opinión

1. Las iglesias se vuelven dependientes de sí mismas y no de la dirección de Dios.
2. Los individuos pierden su corazón sensible hacia Dios y se vuelven mecánicos con él.
3. Proverbios 20:6 Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad…
4. Hacemos discípulos de nosotros mismos, o de nuestras iglesias, en lugar de hacer discípulos de Jesús.

B. Entramos en rutinas

1. Somos criaturas de hábitos. Los hábitos no son malos, a menos que sofoquen al Espíritu de Dios.
2. Muchos de nosotros no estamos dispuestos a considerar nada que vaya poco más allá de nuestra zona de confort.

C. Olvidamos la función y nos centramos en el formato

1. La función es lo que se supone que debemos hacer como individuos y como iglesias.
2. El formato es el cómo llevamos a cabo la función.
3. La función de la iglesia es “conocer a Dios y darlo a conocer”

a. Estudiar la palabra de Dios, predicar la palabra de Dios a la congregación local.
b. Guiar a las personas a adorar a Dios, exaltar a Dios.
c. Alcanzar a través del evangelismo personal, alcance local, misiones.

4. La forma de lograrlo debe ser dirigida por el Espíritu Santo, no por nuestras preferencias.
5. Muchas iglesias olvidan cuál es su función y se concentran en llenar las bancas.
6. El objetivo se convierte en número de personas, satisfacer las necesidades de las personas, no ser ofensivo.

D. La historia habla en voz alta

1. Las grandes obras de Dios tienen un patrón: hombre … movimiento … máquina … monumento.
2. Ojalá no repitamos esta historia entre el pueblo de Dios: personal o corporativamente.
3. Algunos comienzan con frescura y flexibilidad, pero terminan en la rutina del formato y olvidan la función.
4. Algunas iglesias comienzan bien, pero hacen sus “becerros sagrados” y se convierten en un monumento.
5. Legalismo / falta de flexibilidad / odres viejos / justicia propia es como Frankenstein-

a. Las personas o las iglesias se dan cuenta de que están “muertas”
b. Intentan revivir cambiando el formato, sin cambiar el corazón
c. Intentan volver a animar la carne muerta. Salen como un monstruo y lastiman a la gente.

6. ¿Cuál es la respuesta para nosotros como cristianos? ¿Cómo nos mantenemos frescos y flexibles con Jesús?

a. Permanezcan en la Palabra … recuerden quiénes / qué son … quién / qué es Jesús y qué ha hecho.
b. Anden en el Espíritu (Ir a Juan 3:8)

El E.S. nunca “soplará” contrario a la Palabra.

E. ¿Cómo le está hablando Dios a usted esta mañana?

1. ¿Tiene usted tendencia a ser un fariseo?

a. ¿Se siente justo en su propia opinión?
b. ¿Mira a los demás con desprecio?
c. ¿Cree que la gente debería ser como usted? ¿Trata de agradarles?
d. Su mentalidad es que usted tiene razón sobre todo lo espiritual.

2. ¿Tiende usted a ser como los discípulos de Juan?

a. Lamentándose con justa razón por el pecado, pero sin entrar en el gozo del
Novio.
b. El dolor por el pecado es apropiado hasta cierto punto; si usted es cristiano, no olvide que Jesús murió para perdonarlo, limpiarlo, cambiarlo.
c. ¿Le molesta estar entre personas que tienen el gozo del Señor?
d. Podría indicar que usted es como los discípulos de Juan.

3. ¿Ha reconocido en usted alguna de estas tendencias?

a. El fariseo se impondrá nuevas reglas; se esforzarán más por mejorarse a sí mismos para poder entrar en el gozo del Novio.
b. Un discípulo de Juan podría encontrar que no disfrutar de la presencia del Novio es algo nuevo por lo que lamentarse y ayunar.

Tanto para el fariseo entre nosotros como para el discípulo de Juan entre nosotros …
La respuesta se encuentra en lugares como el Salmo 51

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *