Mateo16:24-26

by | Jan 26, 2024 | 0 comments

Mat 16:24-26 (RV1960)
24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.
25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.
26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

Aquí tenemos uno de los temas dominantes y recurrentes de la enseñanza de Jesús. Estas son las cosas que Jesús dijo a los hombres una y otra vez (Mt 10: 37-39; Mc 8: 34-37; Lc 9: 23-27; Lc 14: 25-27; Lc 17:33; Jn 12:25) .
Una y otra vez los confrontó con el desafío de la vida cristiana.

Hay tres cosas que un hombre debe estar preparado para hacer si quiere vivir la vida cristiana.

I. Debe negarse a sí mismo.

Normalmente usamos las palabras negación de uno mismo en un sentido restringido.
Lo usamos para significar renunciar a algo.
Por ejemplo, una semana de negación de uno mismo puede ser una semana en la que prescindimos de ciertos placeres o lujos para contribuir a alguna buena causa.
Pero eso es solo una pequeña parte de lo que Jesús quiso decir con negarse a uno mismo.
Negarse a uno mismo significa decir no a uno mismo y sí a Dios en cada momento de la vida. Negarse a sí mismo significa destronarse a sí mismo y entronizar a Dios.
Negarse a uno mismo significa aniquilar el yo como el principio dominante de la vida, y hacer de Dios el principio rector, más aún, la pasión regente de la vida.
La vida de constante negación de uno mismo es la vida de constante consentimiento a Dios.

El Espíritu Santo es el que habla a nuestro corazón acerca de lo que debe ser negado.
Para todos nosotros, hay cosas universales que debemos negar.
Esas cosas se explican claramente en la Biblia.
Embriaguez, inmoralidad, mentiras, trampas, etc.

Para nosotros, como individuos, hay cosas individuales que el Espíritu Santo hablará a nuestro corazón en privado.
Ciertas aficiones que se convierten en ídolos.
Amistades que nos ponen en peligro de caer en pecado.

Yo puedo luchar con cosas que no son un tropiezo para usted.
Pero si Dios dice que debo negarme a mí mismo en un área, entonces así es.

Es un mandamiento tanto si está escrito en la Biblia como si no, o si el E.S. lo escribe en mi corazón.

II. Debe tomar su cruz.

La gente de Galilea sabía muy bien lo que era una cruz. Cuando el general romano, Varo, hubo acabado con la revuelta de Judas de Galilea, crucificó a dos mil judíos y colocó las cruces junto al camino a lo largo de los caminos de Galilea. En la antigüedad, el criminal realmente llevaba la viga transversal de su cruz al lugar de la crucifixión, y los hombres a quienes Jesús habló habían visto personas tambaleándose bajo el peso de sus cruces y muriendo en agonía sobre ellas.

Aceptar la voluntad de Dios en su vida.
Para que una cruz sea una cruz, tiene que ser algo que podamos elegir aceptar o rechazar.

Mat 26:39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.

Que un hombre nazca discapacitado no es llevar su cruz.
El hombre no tenía opción a no nacer discapacitado.
Un hombre que nació discapacitado no tenía la opción de negarse a nacer así.

Una cruz es algo que naturalmente queremos evitar.
Habla de negación de uno mismo.
Habla de aceptar lo que normalmente odiamos.
Aceptar algo por el lo que no sentimos un deseo natural de aceptar.

La cruz significa la muerte a nuestros propios deseos y la aceptación de los deseos de Dios.

Jesús nunca trató de sobornar a los hombres ofreciéndoles un camino fácil.
No les ofreció paz a los hombres; les ofreció gloria.
Decirle a un hombre que debía estar listo para tomar su cruz era decirle que debía estar listo para ser considerado un criminal y morir.

Jesús nunca buscó atraer a los hombres hacia él ofreciéndoles un camino fácil; trató de desafiarlos, de despertar la caballerosidad dormida en sus almas, ofreciéndoles un camino que no podrá ser superado en altura ni dificultad.

No vino para hacer la vida más fácil, sino para hacer grandes a los hombres.

Es decir, debe asumir la carga del sacrificio.
La vida cristiana es la vida de servicio sacrificado, tanto a Dios como a la humanidad.
El cristiano puede tener que abandonar la ambición personal para servir a Cristo; puede ser que descubra que el lugar donde puede prestar el mayor servicio a Jesucristo es un lugar donde la recompensa será pequeña y el prestigio inexistente.
Ciertamente tendrá que sacrificar tiempo, ocio y placer para servir a Dios mediante el servicio a sus semejantes.

En pocas palabras, la comodidad de la chimenea, el placer de una visita a un lugar de entretenimiento, bien puede tener que ser sacrificado por los deberes hacia los ancianos, las llamadas del grupo de jóvenes, la visita a la casa de algún alma triste o solitaria.
Es posible que tenga que sacrificar ciertas cosas que podría permitirse poseer para poder regalar más.
La vida cristiana es la vida de sacrificio.

El cristiano puede tener que sacrificar sus ambiciones personales, la tranquilidad y la comodidad que podría haber disfrutado, la carrera que podría haber logrado; puede que tenga que dejar a de lado sus sueños para darse cuenta de que las brillantes cosas que ha vislumbrado no son para él. Seguramente tendrá que sacrificar su voluntad, porque ningún cristiano podrá volver a hacer lo que le plazca; debe hacer lo que le agrada a Cristo. En el cristianismo siempre hay alguna cruz, porque es la religión de la Cruz.

Lucas…..”Deja que tome su cruz cada día.”
Lo realmente importante no son los grandes momentos de sacrificio, sino una vida vivida cada hora en la constante conciencia de las exigencias de Dios y la necesidad de los demás. La vida cristiana es una vida que siempre se preocupa por los demás más que por sí misma.

III. Debe seguir a Jesucristo.

Existe la necesidad de no solo negarse a sí mismo y entronizar a Dios.
No solo esté dispuesto a aceptar la voluntad de Dios sobre su propia voluntad.
Sino entonces siga adelante con ese deseo de Dios para su vida.
Un estilo de vida de obediencia, no solo un destello de acuerdo y asentimiento mental temporal a los mandamientos de Dios.

Es decir, debe rendir a Jesucristo una obediencia perfecta.
La vida cristiana es un seguimiento constante de nuestro líder, una constante obediencia en pensamiento, palabra y acción a Jesucristo.
El cristiano sigue las huellas de Cristo, dondequiera que lo lleve.

IV. El resultado: Una vida que es encontrada

No hay lugar para una política de seguridad primero en la vida cristiana.
El hombre que busca primero facilidad, comodidad y seguridad y la realización de su ambición personal, bien puede conseguir todas estas cosas, pero no será un hombre feliz; porque fue enviado a este mundo para servir a Dios y a sus semejantes.
Un hombre puede acumular vida, si así lo desea.
Pero de esa manera perderá todo lo que hace que la vida sea valiosa para los demás y digna de ser vivida para él.
La forma de servir a los demás, la forma de cumplir el propósito de Dios para nosotros, el camino a la verdadera felicidad es pasar la vida desinteresadamente, porque solo así encontraremos la vida, aquí y en el más allá.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *