Mateo 17:22-27 Para no ofender

by | Jan 29, 2024 | 0 comments

I. El impuesto del templo

A. Su origen y propósito Éxodo 30:11-16

1. Destinado como rescate por sus almas Éx. 30:12a

a. Un reconocimiento de la deuda contraída con Dios cuando liberó al pueblo de Egipto, y de Su cobertura llena de gracia (rescate, kopher) por su pecado y culpa.
b. No es un pago por un rescate, sino de que ya fueron rescatados.

2. Destinado a prevenir plagas Éx. 30:12b

a. Numerar cualquier cosa significa propiedad.
b. Hacer un censo sin recordar a Dios significaría independencia y propiedad de uno mismo o propiedad de un rey humano (por ejemplo, David)
c. Un censo sin que fuera ordenado por Dios implicaba autogobierno y autopropiedad.
d. David hizo un censo por su cuenta y sin ofrecer este dinero de rescate, por lo cual Israel recibió plaga (2 Samuel 24).

3. Todo hombre de 20 años o más; lo suficientemente mayor para estar en su ejército Éx. 30:14

a. Cada hombre tenía que pagar su propio dinero de rescate; tenía que ser personal.
b. Tenía que ser pagado / recordado por cada hombre; sin pagos únicos.

4. La misma cantidad para todos; cada vida igualmente culpable / valiosa Éx. 30:14, 15
5. Llamado dinero de expiación Éx. 30:15b, 16
Expiación- cubrir, purgar, reconciliar, tapar.
6. Apoyar la obra del tabernáculo de reunión Éx. 30:16b

a. Los que daban el dinero eventualmente se beneficiarían de lo que daban.
b. El tabernáculo servía al pueblo mientras llevaban sus ofrendas a Dios.

7. Para ser un monumento de expiación. Éx. 30:16c

a. Debían recordar que Dios los rescató y que ahora le pertenecían. Eran suyos porque los rescató de Egipto.
8. Debía ser recaudado siempre que se realizara un censo Éx. 30:12a

a. Solo cuando los hombres fueran contados físicamente como parte de Israel.
NOTA- “cuando” se usa 3 veces en los versículos 12 y 13
9. Pagado por aquellos que antes estuvieron lejos de Dios, pero que habían sido rescatados por Dios para pertenecer a Él.
10. Esto no enseña que usted puede pagar por su salvación, sino que su salvación ha sido pagada / proporcionada por otro.

B. Lo que era y lo que no era

a. Esto no era un impuesto civil recaudado por Roma. Nada que ver con el gobierno secular.
b. Esta era una ofrenda eclesiástica a Dios, recolectada por judíos a judíos.
c. Esto no debe confundirse con el diezmo, las ofrendas voluntarias o cualquier otro tipo de ofrenda a Dios. Esta ofrenda era un acto conmemorativo que apuntaba a la redención.
d. Este no es un patrón del dar en el N.T. El N.T. enseña que cada uno de nosotros debe dar de manera diferente, de acuerdo con nuestras diferentes habilidades, y que debe ser un sacrificio.
e. Este “impuesto” era igual para todos los hombres, ricos y pobres, lo que significa la igualdad de cada alma ante Dios. Todos pagaban la misma cantidad de “rescate”.

C. Un peligro potencial para ellos

a. Sugerencia: Puede haber existido el peligro de que olvidaran lo que representaba el “dinero del rescate” y se convirtiera en dinero para el mantenimiento de edificios religiosos.
b. Posibilidad: Al dar el “dinero del rescate”, puede haber sido fácil para ellos concentrarse más en lo que ellos estaban haciendo por Dios en lugar de en lo que Dios había hecho por ellos.
c. La entrega de este dinero era ante todo un monumento del rescate de Dios.
d. Puede que se hubiera convertido en un acto que, en sus mentes, demostraba su propia supuesta justicia. Eso sucedió con el diezmo, el ayuno y la oración.

II. Jesús y el impuesto del templo

A. Jesús declara un principio

1. Los reyes de la tierra no cobran impuestos a sus propios hijos, sino a los extraños / no familiares.
2. Dios el Padre no gravaría a Dios el Hijo por el Templo que prefiguraba a Jesús como el sacrificio máximo, el rescate máximo por los pecados de los hombres.

B. Por qué Jesús estaba exento de pagarlo

1. Jesús no tenía ningún rescate que pagar por sí mismo.
2. Nunca había estado alejado del Padre debido al pecado.
3. Él nunca tuvo que recibir expiación por el pecado.
4. Jesús hizo expiación por nosotros; Él nunca tuvo que proporcionar expiación por sí mismo.
Ir a 2 Corintios 5:21
5. Dios esperaba dinero del rescate solo de aquellos que habían sido rescatados.
6. Jesús aclara que normalmente los miembros de la familia del gobernante que recaudaban impuestos no tenían que pagar. Basado en esta práctica común, Jesús no tenía la obligación de pagar el impuesto del templo ya que el templo era de Su Padre (Juan 2:16).
7. El templo también fue llamado la casa de Jesús (Malaquías 3: 1).
8. Para evitar la apariencia de no respetar el templo, Él pagaría, aunque sabía que los supervisores de estos fondos eran ladrones (Mat. 21:13).

C. Por qué y cómo lo pagó Jesús

1. “…Para no ofenderles…”skandalizo- poner una piedra de tropiezo o un obstáculo.
2. Jesús no evitaba ofender a la gente a expensas de la verdad (Mat. 11:6; 15:12, 13).
3. Sí evitó ofender a la gente si eso impulsaría la verdad sobre su misión.
4. El público no entendía la exención celestial de Jesús de pagar este impuesto.
5. Pelear por eso, explicarlo, etc., hubiera sido contraproducente.
6. Jesús pagó este impuesto de tal manera que le mostrara a Pedro su soberanía / reinado.

III. Aplicación para nosotros

A. Ejemplos actuales de “Para no ofender”

1. No lleve carne a una comida compartida en una iglesia vegetariana.
2. Vestirse demasiado elegante o demasiado informal para ministrar en otras iglesias o grupos cristianos.
3. La disposición de Billy Graham a usar túnicas en las iglesias ortodoxas orientales.
4. Predicar con una Biblia KJV si se le pide que lo haga en cierta iglesia.
5. Mujeres con velo y vestido; hombres de traje: para servir a los demás.
6. Los procedimientos civiles o religiosos que se quedan cortos de la verdad de Dios, pero que no la cuestionan ni la socavan, no merecen la imagen de terquedad que provocaría resistirlos.

B. Haga que su fe y prácticas religiosas se arraiguen en la verdad, no en la cultura

1. La idea de “para no ofender” debe estar enraizada en una verdad más grande que la práctica cultural.
2. Jesús sabía con certeza que estaba exento del “impuesto del templo”.
3. Nuestra salvación y santidad práctica no tiene sus raíces en prácticas culturales, sino en la verdad bíblica.

a. Nuestra salvación se basa en la obra de Jesús en la cruz (1 Pedro 1:17-19)
b. Nuestra santidad práctica es el resultado de la obra del Espíritu de Dios en nosotros (Gál. 3:1-3) .

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *