Mateo 20:20-28 La verdadera grandeza

by | Feb 1, 2024 | 0 comments

Respecto al reino de Dios, se ha dicho… “El camino hacia arriba es hacia abajo”.”.
Para ser exactos, el camino hacia arriba es la obediencia a Jesús y tener un corazón de siervo hacia todos.
Algunos pueden intentar vivir una vida humilde por su propio poder.
La humildad autodirigida no es de lo que Jesús está hablando.
Jesús tampoco está hablando de “vivir humildemente” con una mente / corazón para la autopromoción.
Ser siervo de los demás no debe estar motivado por un profundo deseo de exaltación.
Ser siervo no es algo que alguien haga. Es algo que alguien es.
Servir no lo convierte a uno en siervo.
Gayle Erwin- “Sabes que eres un sirviente por cómo actúas cuando te tratan como tal.”
Además, “el camino hacia arriba” no es lo que podríamos imaginar.
No tiene prominencia frente a la gente. Es vivir en obediencia a Dios.

I. La perspectiva del hombre sobre la grandeza

A. No empatiza con la lucha de las personas Vs. 17-19

1. Jesús les acaba de predecir su gran sufrimiento que está por llegar.
2. No parecen conmovidos por la predicción de Jesús sino que avanzan rápidamente hacia su plan.
3. NOTA- Están interesados en gobernar, pero no en servir, amar ni consolar.
4. La perspectiva del hombre sobre la grandeza es la de “dominar” a las personas V. 25

a. “enseñorean”- katakurieuo- poner bajo el poder de uno, someter.
b. “ejercen potestad”- katexousiazo- gobernar sobre otro.

B. Insensible a la palabra de Dios V. 16

1. Jesús acababa de enseñar sobre la perspectiva de Dios sobre las recompensas en el Reino.
2. El primero sería el último y el último el primero.
3. Estos chicos inmediatamente piden ser los primeros. Se acordaron de Mateo 19:28.
4. En su deseo de grandeza, estas palabras probablemente les pasaron de largo.
5. Es posible que hayan estado esperando el momento adecuado para realizar su solicitud.
6. Jesús les reveló (a nosotros) lo que sucedería para que:

a. Se pudieran preparar.
b. Se pudieran preparar para consolar a otros.
c. No se confundieran/sorprendieran emocional, mental, teológicamente.

7. En cambio, cuando sucedieron las predicciones de Jesús, los discípulos huyeron y lo abandonaron.
8. ¿Qué pasó con querer estar a Su derecha e izquierda? No era parte de su plan.

C. Dispuesto a utilizar a las personas para ayudar a su autopromoción V. 20
D. Ignorante de lo que implica el liderazgo consagrado V. 22

1. Jesús acababa de describir lo él que tendría que pasar.
2. ¿Podrían ellos soportar lo que Él acaba de decir que él tendría que soportar?
3. Confianza ignorante– estaban seguros de que podrían soportar lo que fuera.
¿Por qué era ignorante esta confianza? – No sabían lo que estaban pidiendo.
4. NOTA- Jacobo moriría como un mártir; Juan fue exiliado a la isla de Patmos.
5. La autopromoción tiene en mente la autogratificación inmediata V. 23

a. Su visión de lo que querían era ahora, y menos que el plan de Dios.
b. Habían escuchado el 19:28 y habían pensado en un reino terrenal inmediato.
c. Dios había planeado mucho más para ellos.

6. NOTA- la ubicación es la elección de Dios; tener un corazón de siervo es nuestra elección.

E. Se trata de la autogratificación

1. Guzik- El verdadero ministerio se realiza para el beneficio de aquellos a quienes se ministra, no para el beneficio del ministro. Muchas personas están en el ministerio por lo que pueden recibir (material o emocionalmente) de su gente en lugar de por lo que pueden dar.
2. Esto se revela a través del fuego del verdadero ministerio. Ser ignorado, no recibir agradecimiento, ser utilizado, despreciado, incomprendido, acusado, maltratado.
3. Es entonces cuando alguien descubre su motivación para el ministerio: ¿Dios o uno mismo?

F. La autopromoción provoca divisiones entre el pueblo de Dios V. 24

1. La autopromoción siempre es una molestia entre el pueblo de Dios.
2. La promoción del Señor no está mal. De hecho, es maravilloso cuando Dios lo hace.
3. Salmos 75:6, 7 Porque ni de oriente ni de occidente, Ni del desierto viene el enaltecimiento. 7Mas Dios es el juez; a éste humilla, y a aquél enaltece.
4. La autopromoción causa divisiones.

II. Jesús enseña sobre la grandeza V. 25-28

A. La grandeza viene de la obediencia

1. Jesús siempre obedeció a su Padre. Ir a Juan 8:28, 29; 12:44-50; 10:11-18
2. Este anuncio de Jesús a los 12 fue resultado del mandato del Padre.
3. NOTA- Jesús nunca dijo que el Padre lo amaba porque tenía dones.
4. El Padre estaba complacido con Jesús, pero no por lo que Jesús podía hacer.
5. El Padre se complacía de la obediencia del Hijo.
6. El hombre mide la grandeza por los dones. Dios mide la grandeza por la obediencia.

B. Hay un buen deseo de grandeza V. 26

1. Grandeza- megas- cosas muy estimadas por su importancia.
2. Siervo- diakonos- del que derivamos el término diácono.
Uno que ejecuta las órdenes de otro, esp. de un amo; el sirviente de un rey; un sirviente, asistente, ministro, camarero, alguien que sirve comida y bebida.
3. Esclavo- doulos- siervo, hombre de condición servil; el que se entrega a la voluntad ajena; dedicado a otro a costa del desprecio de los propios intereses.
4. La grandeza no proviene solo de servir, sino de ser un siervo (internamente).

C. Jesús: nuestro gran ejemplo

1. Podría haber usado Sus dones para recibir; en cambio, dio.
2. Pudo haber hecho milagros y favores para beneficio propio.
3. Tenía derecho a esperar ser atendido por cada persona con la que se encontró.

a. Ir a Juan 1:1-3

4. En cambio, impulsado por su gran amor por la humanidad perdida, Jesús sirvió.
5. Impulsado por su gran amor por los perdidos, dio su vida.
6. Dio su vida por los indignos, los indiferentes, los desinteresados, los acusadores, los profanos, los malvados, los confundidos, los que lo rechazaron y sus propios asesinos.

a. Vida- no solo zoe, indicando una criatura viva. Sí dio eso.
b. Psuche- alma; la sede de las emociones, deseos y afectos.
Todo el psuche que Jesús tenía fue entregado en su servicio al Padre.

7. Rescate- lutron- el precio del rescate, rescate; pagado por esclavos, cautivos; para liberar a muchos de la miseria y el castigo de sus pecados (Juan 8: 31-36; Juan 3: 16-21)

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *