I. La Gran Comisión

A. Ordenada por Jesús V. 18

1. Toda potestad- Jesús tiene toda la autoridad, y Él nos ha dicho que hagamos esto.
2. Podemos convencernos a nosotros mismos de que esto no es importante.
3. Otros pueden decirnos que no deberíamos hacerlo. Personas, espíritus demoniacos, etc.

B. Habla de Jesús V. 19

Marcos 16:15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

1. Id- No debemos solamente esperar a que las personas se nos acerquen. Debemos ir a ellas.

a. La iglesia moderna parece haber cambiado a una postura de esperar en vez de a una de ir
b. Que Dios nos conceda corazones que vean a las personas como necesitadas de un Salvador.

2. Haced Discípulos- Esto significa que hablemos a las personas sobre Jesús.

a. Un discípulo es un aprendiz, un estudiante, un seguidor.
b. Esa persona primero debe estar convencida de que seguir a Jesús es lo correcto.
c. Esto puede suceder en una conversación breve, o puede tomar meses/años.

3. Bautizándolos- Esa es la señal externa de lo que Dios ha hecho con alguien.

a. El bautismo sigue después de la decisión interna de alguien que ha decidido seguir a Jesús.
b. El bautismo no salva, pero sí es una declaración de alguien que ha sido salvado.
c. Esto es parte del testimonio de fe.

C. Enseña sobre Jesús V. 20

1. Enseñándoles- Algunos enseñan mejor que otros, pero todos nosotros sabemos más que
los no creyentes.
2. Ayudándolos a entender el diseño de la Biblia, pensamientos sencillos en oración, etc.
3. Hacemos estas cosas, sabiendo que Jesús está con nosotros mientras lo hacemos.

II. Consideraciones

A. ¿Por qué desobedecemos a Jesús en esto?

1. Tenemos miedo al rechazo. No queremos ofender a nadie.
2. Estamos muy ocupados siendo buenos administradores, o interesándonos por nosotros mismos.
3. Falta de confianza y habilidad de decir las palabras correctas
4. Somos indiferentes, nuestros corazones se han enfriado
5. Hemos permitido que las ocupaciones tomen prioridad en nuestras vidas.
6. Andamos en la carne, y no en el espíritu, y no tenemos la mente de Cristo.
7. Preferimos sumergirnos en nuestra sub-cultura cristiana, y evitar el mal.
8. Conscientemente/inconscientemente queremos mantener nuestra zona de confort.
9. Dejamos el evangelismo y la enseñanza a los pastores y a los programas de la iglesia.
10. Usted prefiere compartir su testimonio con buenas obras. El evangelio requiere palabras.

B. Cómo puede suceder

1. Dese cuenta de que esto es un mandato. No una sugerencia. Tenga un cambio de mentalidad respecto a esto
2. Lo que es más importante, acérquese a Jesús, y el mandato no se sentirá obligatorio, porque usted tendrá un cambio de corazón.
3. Unos se sienten más inclinados a alcanzar a otros, otros a enseñar, pero todos podemos hacer un poco de ambos.
4. Spurgeon– Jesús dijo, “Id” a unos discípulos bastante imperfectos. “¿Quién debe ir de esa primera banda de discípulos? Debe ir Pedro, el impulsivo y cabeza dura. Debe ir Juan, que algunas veces desea invocar fuego del cielo para destruir hombres. Debe ir Felipe, con quien el Salvador ha estado tanto tiempo y sin embargo no lo ha conocido. Debe ir Tomás, quien tiene que poner su dedo en la maca de los clavos, o no le creerá. Sin embargo el Maestro les dice, ‘Vayan; toda potestad me es dada, por lo tanto vayan. Ustedes son tan buenos para mi propósito como cualquier otro lo será. No hay poder en ustedes, lo sé, pero todo el poder está en mí, por tanto vayan.’”