Mateo 9:1-8 La autoridad de Jesús para perdonar y sanar

by | Jan 15, 2024 | 0 comments

I. El paralítico

A. Físicamente

1. La parálisis es una pérdida repentina de tono y poder vital en una determinada parte del cuerpo.
2. Esto puede afectar una extremidad, todo el costado, la lengua o todo el cuerpo.
3. Por lo general incurable, a menos que esté en sus etapas más leves, o por intervención divina.

B. Vida diaria

1. Incapaz de caminar, sentarse, pararse. Quizás incapaz de darse la vuelta.
2. Extremadamente dependiente de otros para las necesidades diarias.
3. Incapaz de disfrutar plenamente de la familia, el matrimonio, una carrera.

C. Emocional, mental y espiritualmente

1. Sin duda, temporadas de depresión, frustración, envidia y celos hacia los demás.
2. Vergüenza / pena de necesitar ayuda para todo.
3. Si la parálisis era el resultado de una acción tonta, debe haber estado enojado consigo mismo.

a. Aceptar un desafío, excederse en los deportes, esforzarse de más en el trabajo.
b. Puede haber sido una borrachera que resultó en una caída.

4. El pensamiento judío decía que las enfermedades eran el resultado del pecado.

a. Podría haber sido, como la Ira de la Embriaguez.
b. Ciertas formas de sífilis (neurosífilis) pueden causar parálisis.

i. La neurosífilis puede afectar la columna vertebral y el cerebro.
ii. Tabes dorsal: se produce una degeneración progresiva de la médula espinal.
iii. Los tratamientos de la actualidad no estaban disponibles durante los días de Jesús.
iv. Quizás (en su mente) Dios lo estaba castigando y no lo amaba.

5. La parálisis es muy parecida al pecado: paralizante, vergonzosa, deja a uno impotente.
6. Sin embargo, este hombre tenía la esperanza de que Jesús pudiera sanarlo.

a. El poder de sanar era un descripción del Antiguo Testamento de la venida del Mesías
b. Isaías 35:5-6 Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad.

II. Los amigos

A. Tenían fe en la capacidad de Jesús para sanar

1. Ellos (4) llevaron a su amigo a Jesús. No se dejarían disuadir. ¡Determinados!
2. No pudieron llegar a Jesús debido a la multitud en la casa de Pedro (Marcos 2, Lucas 5).
3. Rompieron el techo; bajaron a su amigo a Jesús; pagarían por un techo nuevo.
4. No se vieron obstaculizados por los escribas y fariseos que eran escépticos y críticos.

B. Su expectativa y esperanza

1. Buscaban la sanidad física de su amigo.
2. Probablemente no pensaban que el hombre necesitaba perdón.
3. ¿Se sintieron decepcionados cuando Jesús perdonó al hombre sin sanarlo?
4. Como ellos, a veces no nos damos cuenta de la mayor necesidad de las personas.

III. Los fariseos y los escribas

A. Sus actitudes hacia Jesús

1. A menudo se encuentran en los evangelios tratando de encontrar fallas en Jesús.
2. Con frecuencia intentaron engañar a Jesús para que dijera algo incorrecto.
3. Recorrieron muchas millas, de todo Israel para investigar a Jesús. (Lucas 5:17)

a. Los incrédulos, los escépticos y los críticos siempre encuentran motivos para criticar.
b. Viajaron muchas millas para encontrar algo mal, no algo bueno.

4. Lo que pensaban de Jesús era malo. (Versículo 4)

B. Su pensamiento equivocado sobre la situación

1. Supusieron que Jesús blasfemó cuando perdonó al hombre de sus pecados.

a. Tenían razón en que solo Dios puede perdonar los pecados.
b. Estaban ciegos al hecho de que Dios encarnado estaba ante ellos.

2. Por lo general, despreciaban a la gente común.

a. “Fariseo” significa “los apartados”.
b. Se creían superiores.

3. Probablemente despreciaban al enfermo, pensando que su enfermedad era su propia culpa.
4. Creían que una persona enferma no podía ser sanada hasta que todos sus pecados fueran perdonados.

IV. Jesús

A. Cómo veía a los escribas y fariseos: conocía sus pensamientos

1. Lleno del E. S., Jesús experimentó los dones de conocimiento y discernimiento.

B. Cómo veía a estos hombres

1. Vio que su manifestación de fe era bastante inusual; incluso “inapropiada”.
2. Jesús no vio el “comportamiento extraño”, vio su fe.
3. Que podamos reconocer la fe verdadera, incluso si parece “inusual o inapropiada”.

C. Cómo veía al paralítico

1. Jesús veía la fe del paralítico
2. También sabía lo que había en su mente.
3. Jesús sabía cómo este hombre veía esta discapacidad.

a. Indudablemente, el hombre relacionaba su enfermedad con el pecado.
b. Tal vez un pecado definido, tal vez un pecado desconocido, pero definitivamente un pecado
c. Jesús habló de lo que el hombre necesitaba: alivio y perdón de pecados.
d. Lo llamó hijo- descendencia, niño. ¿Se había sentido el hombre alejado de Dios?
e. Jesús no se sintió intimidado por perdonar y sanar a un “hombre pecador y culpable”.
f. Ningún pecado que hayamos cometido nos impedirá el perdón por fe.

4. Jesús también ministró la necesidad mayor, que era el perdón.

a. Jesús sabía que la mayor necesidad del hombre era el perdón y, en segundo lugar, la sanidad.
b. Jesús no estaba diagnosticando mal la condición del hombre.
c. Los milagros de sanidad no son eternos; el perdón es eterno.
d. 1 Juan 1:9

D. Jesús demostró su autoridad para perdonar los pecados y su poder para sanar

1. “¿Qué es más fácil decir …?” Obviamente, “hablar” no se puede verificar, la curación sí.
2. Considere la curación física de este hombre:

a. Nervios, músculos, ligamentos fortalecidos; vértebras desalineadas corregidas.
b. Balance, equilibrio restablecido; la coordinación fue instantánea.
c. No solo se puso de pie, sino que se llevó su camilla y caminó a casa.

3. Jesús tiene poder y autoridad para perdonar pecados, la mayor necesidad de una persona.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *