Mateo 14:12-21 Cómo ser usado por Jesús

by | Jan 22, 2024 | 0 comments

I. Motivación para servir

A. Razones por las que Jesús pudo haber evitado servir

1. Fue un tiempo de gran dolor para Jesús.
2. Jesús acaba de ser informado de la muerte de Juan.

a. Juan era primo de Jesús.
b. Juan también fue un gran profeta, siendo usado por Dios.
c. Jesús ahora ha perdido a un socio principal en el ministerio y un pariente amado.

3. Jesús se estaba enfrentando a una creciente oposición … eso era difícil emocionalmente, mentalmente.
4. Los discípulos acababan de regresar de ser enviados a ministrar (Marcos 6:30).
5. Jesús y sus discípulos necesitaban un tiempo de “descanso” para descansar y reagruparse.
6. Marcos 6:31 El les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco
7. Jesús validó la necesidad del descanso entre los que sirven a Dios.
8. Somos más eficaces si nos tomamos momentos de descanso y refrigerio sabático.
9. “El descanso es necesario para los que trabajan; y un predicador celoso del Evangelio lo necesitará con tanta frecuencia como un esclavo de galera.” (Adam Clarke)

B. Jesús fue movido a servir

1. Jesús buscó descanso, pero la multitud vino buscándolo. Muchos estaban necesitados.
2. Jesús no fue víctima de las circunstancias, es decir, lugar equivocado en el momento equivocado, etc.
3. Jesús no fue solamente movido por las “necesidades” de la gente.

a. Jesús no dijo: “Si yo no lo hago, nadie más lo hará”, etc.
b. Jesús no está motivado por la culpa, etc.

4. Jesús fue movido por compasión.
5. Jesús tenía un amor y una preocupación genuinos por la gente.
6. Enseñó a la gente Marcos 6, Lucas 9
7. Los sanó … ministró sus necesidades físicas.

C. Jesús es nuestro ejemplo en cuanto a servir a los demás

1. Nosotros, como Jesús, necesitamos nuestros tiempos de “descanso”
2. Enfrentamos pérdidas y oposición.
3. Nos enfrentamos a fatiga espiritual, emocional y mental.
4. Necesitamos tiempo para reagruparnos, renovarnos espiritualmente.
5. ¿Cuándo nos retiramos del tiempo de “descanso”?

a. Cuando sentimos compasión por las necesidades de las personas.
b. Otros motivos para ayudar a las personas pueden brindar alivio, pero no serán puros.
c. Si nuestros motivos son incorrectos o resentidos, nuestra ayuda puede estar contaminada.

i. Podemos servir con mala actitud, resentidos con la gente.
ii. Podemos ayudarlos físicamente, pero lastimarlos emocionalmente.
iii. Pueden salir “ayudados”, pero reacios a regresar.

d. Podemos servir para lograr autogratificación.

i. Un pastor al que le gusta escucharse a sí mismo hablar.
ii. Un maestro de niños que quiere agradecimiento / reconocimiento de los padres.
iii. Podemos servir porque nos sentimos culpables de nuestros propios pecados; tratando de expiar.
iv. Que no nos motive la culpa, la responsabilidad, “si no lo hago yo”.
v. Que nos sintamos movidos por el amor genuino por los demás.
vi. Gálatas 5:22 “Mas el fruto del Espíritu es amor…”

e. ¿Cómo saber si está bien retirarse del tiempo de “descanso” para servir a los demás? Respuesta: cuando es motivado por el amor y la compasión
f. Si le falta amor, pídale a Dios que haga una nueva obra en usted.

II. Evaluar la situación

A. Detectar las necesidades de las personas

1. Jesús vio las necesidades de la gente. Siempre ve las necesidades de la gente.
2. Los discípulos vieron las necesidades de la gente.

i. Es genial que hayan notado las necesidades de la gente.
ii. Muchos de los que siguen a Jesús nunca notan las necesidades de los demás. Son egocéntricos.
iii. Felicitaciones a los discípulos hasta ahora.
iv. Ven las mismas necesidades que Jesús ve.

B. La evaluación de los discípulos

1. Sabían que la gente necesitaba comer. Se estaban anticipando. ¡Bien!
2. Desarrollaron un plan basado en sus propias habilidades / limitaciones. ¡No está bien!
3. También pueden haber estado agotados y solo querían despedir a la gente.
4. Le sugirieron a Jesús lo que debía hacer, basándose en su evaluación.

i. Cuán fácil es para nosotros aconsejar a Dios sobre cómo hacer las cosas.
ii. Romanos 11:34 “Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?”
iii. Nuestros motivos pueden purificar … queremos ayudar a la gente.
iv. Nuestros planes se quedan cortos: se basan en nuestras habilidades / incapacidades / sabiduría.
v. Las multitudes de hoy también tienen hambre; Dios quiere que trabajemos con él.
vi. Olvidamos que Dios tiene sabiduría infinita y poder infinito.
vii. Que nuestra pasión por las multitudes vaya mucho más allá de nuestra admisión de no poder hacer el trabajo.
viii. La pasión por las multitudes le llevará a Jesús para encontrar un camino.

C. El plan de Jesús para ayudar a la gente

1. Jesús devuelve la situación a los discípulos … “dadles vosotros de comer”

a. Que esto se escriba en cada puerta de iglesia y en cada púlpito.
b. Que esto quede escrito en nuestro corazón: “Denles ustedes algo comer”.

2. Saben que no pueden hacer el trabajo; ellos solo ven dos opciones.

a. Enviar a la gente a casa.
b. Gastar el salario de doscientos días para alimentarlos … una imposibilidad.
c. Si el dinero hubiera estado disponible, podrían haberlo considerado extravagante.

3. Jesús les pregunta qué recursos tienen: tienen cinco panes y dos peces.

a. Lo que sí tenían no solo era insuficiente, era ridículo.

4. Dios a menudo pregunta a su pueblo qué tienen a mano o en sus manos.

a. “Moisés, ¿qué es eso en tu mano?” La vara de pastor de Moisés más tarde fue llamada “La vara de Dios”. Usada en los milagros contra el faraón.
b. Sansón: mató a 1000 filisteos con la quijada de un burro.
c. David mató a Goliat con una honda y una piedra.
d. Miramos lo que está en nuestras manos y no vemos nada útil o suficiente.

i. 2 Cor. 2:16 Y para estas cosas, ¿quién es suficiente?
ii. 2 Cor. 3:5 No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios…

e. Dios mira lo que está en nuestras manos y sabe que si se le entrega, es suficiente para cumplir su plan.

5. Jesús dirige a los discípulos a organizar a las personas para ser alimentadas.

a. No explicó cómo sucedería.
b. Los discípulos respondieron con fe.
c. Imagínense a las multitudes: “¿por qué hacemos esto, qué está pasando?”
d. Alabado sea Dios, los discípulos respondieron con fe.
e. Prepararon a las multitudes para recibir la abundante bendición de Dios.

6. Entregaron sus recursos a la sabiduría y el plan de Jesús.

a. Jesús pidió que esos recursos estuvieran disponibles para Él para Su plan.
b. Sin esa entrega, las multitudes habrían pasado hambre
c. Cuando entregamos nuestros recursos, ya no tratamos de controlarlos, simplemente los ponemos a disposición del Señor.
d. Tendemos a entregar nuestros recursos, y luego recuperarlos y controlarlos, y determinar si son suficientes.
e. A menudo entregamos nuestros recursos solo si entendemos cómo puede Dios usarnos a nosotros y a nuestros recursos.

i. Recuerde: Jesús no les explicó cómo iba a alimentarlos.

ii. Simplemente les pidió lo que tenían y luego ordenó a los discípulos que se prepararan para distribuir las bendiciones a la gente.

f. A veces entregamos nuestros recursos solo si estamos de acuerdo con la forma en que Dios hace las cosas.
g. El pueblo de Dios necesita darse cuenta de que:

i. Dios le da a su pueblo la carga de ayudar a la gente. ¡Alabadle por eso!
ii. Nuestros recursos son insuficientes para lo que la gente realmente necesita.
iii. No debemos depender de nuestras habilidades para ayudar a las multitudes.
iv. No debemos planificar de acuerdo con nuestras incapacidades.
v. No debemos limitar a Dios por nuestras incapacidades.
vi. No debemos limitar a Dios por nuestra falta de sabiduría y conocimiento.
vii. Debemos ponernos a nosotros mismos y todo lo que tenemos a disposición de Dios.
viii. No debemos asesorarlo sobre cómo hacer las cosas.
ix. Busque y reciba instrucciones sobre qué hacer y cómo hacerlo.
x. Recuerde: somos los distribuidores, no los fabricantes.
xi. Si limitamos a Dios…

a. Las multitudes no serán bendecidas.
b. Nuestro sentido de ayudarlos se verá frustrado.
c. Eventualmente nos desgastaremos y nos rendiremos.
d. Podemos volvernos pesimistas en nuestra visión de ayudar a las personas.
e. Podemos desanimar a otros de lo que es confiar en Dios.
f. Nos perderemos las formas milagrosas en que Dios quiere bendecir a las multitudes.
g. No seremos destinatarios de lo que “sobra”.
h. Los que satisfacen las necesidades espirituales de otros también serán satisfechos.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *