26:47, 48
El idioma griego indica un abrazo y un beso.
Mucho más que el beso que era un saludo habitual.
Literalmente … Tiernamente lo besó una y otra vez.
Esta fue una demostración de amor aparentemente de lo más apasionada.

¿Qué estaba sintiendo Judas?

  • ¿Odio profundamente arraigado? ¿Eran cínicos estos besos?
  • ¿La decepción de Jesús no eliminar a a los romanos? ¿Lástima? … y esta era la mejor opción: ¿deshacerse de Jesús?
  • ¿Fue este el comienzo de la duda en Judas de que estaba haciendo algo incorrecto, pero tuvo que seguir adelante? ¿Son estos besos que dicen: “Lo siento”?

¿Por qué el beso para identificar a Jesús?
Jesús necesitaba ser identificado entre la multitud. Aparentemente, Jesús no se destacaba entre la multitud.

26:49, 50
Juan 18:4-9  4Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis? 5T Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo: Yo soy. Y estaba también con ellos Judas, el que le entregaba. 6Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra.  7Volvió, pues, a preguntarles: ¿A quién buscáis? Y ellos dijeron: A Jesús nazareno.  8Respondió Jesús: Os he dicho que yo soy; pues si me buscáis a mí, dejad ir a éstos; 9para que se cumpliese aquello que había dicho: De los que me diste, no perdí ninguno.

En Juan 18:6-  En la versión en inglés, los traductores añaden la palabra “él”. Jesús literalmente dijo: “Yo soy”.

Juan 8:58, 59  58Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.
59Tomaron entonces piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue.

Éxodo 3:13, 14  13Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? 14Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.

26:51, 52
Juan 18:10 nos dice que fue Pedro quien intentó defender a Jesús.

Anteriormente, Pedro había afirmado que nunca abandonaría a Jesús.
Aquí está tratando de defender a Jesús, pero sus buenas intenciones no están en la voluntad de Dios.
Jesús vino a morir. Pedro no debería intentar detener eso.
En sus buenas intenciones, Pedro no representó correctamente a Jesús.
De hecho, se podría decir que estaba representando incorrectamente a Jesús y ocasionando más trabajo para él.

La obra de Jesús no necesitaba ser defendida por la espada del hombre …
Tampoco sería derrotada por la espada del hombre.

Lucas 22:49-51  49Viendo los que estaban con él lo que había de acontecer, le dijeron: Señor, ¿heriremos a espada? 50Y uno de ellos hirió a un siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha.  51Entonces respondiendo Jesús, dijo: Basta ya; dejad. Y tocando su oreja, le sanó.

Aquí está Jesús, demostrando Su divinidad tanto con palabras como con hechos, y aún así, se entrega a los hombres que creen que podrían capturarlo con armas y cuerdas.
Isaías 53:7     como cordero fue llevado al matadero…

Jesús voluntariamente se puso en el modo de “Cordero”, conteniendo el poder de los ángeles y de Dios.
La Biblia llama a Jesús “El león de la tribu de Judá”.
Aquí vemos a Jesús negando al León en sí mismo y eligiendo caminar como un Cordero.

26:53 
Legión = 6,000. 12 legiones = 72,000
En 2 Reyes 19:35, un ángel mató a 185,000 soldados en una noche.
Jesús pudo haber sido defendido contra 13,320,000,000 de personas. El doble de la población actual de la Tierra.
26:54

Había más ayuda disponible para Jesús de la que jamás se podría imaginar.
Jesús tenía el control total y se sometió a la voluntad del Padre.
Jesús no fue una víctima, sino un sacrificio voluntario, llamado por el Padre a morir por los pecados de la humanidad.

  • Hebreos 10:7  Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para
    hacer tu voluntad, como en el rollo del libro está escrito de mí.

26:55, 56
Las “escrituras” hablan de las profecías sobre Jesús como Redentor del hombre.
Habla de la voluntad del Padre.
Todo esto se hizo para que “se cumpliera la voluntad del Padre”.

26:57 
En la noche de Su traición y el día de Su crucifixión, Jesús fue juzgado varias veces, ante diferentes jueces. Será útil llenar los vacíos proporcionados por los otros relatos de los evangelios.

  1. Antes de que Jesús llegara a la casa de Caifás (el sumo sacerdote oficial), fue llevado a la casa de Anás (el suegro de Caifás), quien era el ex sumo sacerdote y el “poder detrás del trono” del sumo sacerdote (Juan 18: 12-14, Juan 19-23). Probablemente hecho para honrar a Anás.
  2. Como se registra aquí en Mateo 26, Jesús fue llevado a la casa de Caifás, el sumo sacerdote a cargo. Fue juzgado ante una reunión ad-hoc del Sanedrín que se reunió durante la noche.
  3. Después del amanecer, el Sanedrín se reunió nuevamente, esta vez “oficialmente”, y llevaron a cabo el juicio descrito en Lucas 22: 66-71.

Adonde estaban reunidos los escribas y los ancianos:                                                                                        Este juicio nocturno era ilegal según las propias leyes y reglamentos del Sanedrín.

  • Según la ley judía, todos los juicios penales deben comenzar y terminar a la luz del día.                                              
  • Por lo tanto, aunque ya se tomó la decisión de condenar a Jesús, llevaron a cabo un segundo juicio a la luz del día (Lucas 22: 66-71), porque sabían que el primero, el verdadero juicio, no tenía valor legal

Esta fue solo una de las muchas ilegalidades cometidas en el juicio de Jesús.

Otros aspectos ilegales del juicio de Jesús

  1. Según la ley judía, solo eran válidas las decisiones tomadas en el lugar de reunión oficial. El primer juicio se llevó a cabo en la casa de Caifás, el sumo sacerdote.
  2. Según la ley judía, los casos criminales no podían ser juzgados durante la temporada de Pascua.
  3. Según la ley judía, solo se podía emitir una absolución el día del juicio. Los veredictos de culpabilidad tenían que esperar una noche para permitir que surgieran sentimientos de misericordia.
  4. Según la ley judía, todas las pruebas debían estar garantizadas por dos testigos, que eran examinados por separado y no podían tener contacto entre sí.
  5. Según la ley judía, el testimonio falso se castigaba con la muerte. No se hizo nada a los muchos testigos falsos del el juicio de Jesús.
  6. Según la ley judía, un juicio siempre comenzaba con la presentación de pruebas de la inocencia del acusado, antes de que se ofrecieran las pruebas de culpabilidad. Esta no fue la práctica aquí.

26:58
Pedro está en un estado intermedio.
Su afecto por Jesús lo hace seguir …
Pero su miedo lo hace seguir a distancia y calentarse ante el fuego enemigo.
Los sirvientes con los que se sentó lo provocarán a negar a Jesús.

26:59-61
Ya habían decidido que Jesús era digno de muerte.
Sus mentes ya estaban decididas.
Ahora necesitaban justificar su decisión y encontrar algún cargo digno de muerte de que acusar a Jesús.

No buscaban la verdad, sino testigos falsos.
Al parecer, se presentaron algunos testigos falsos, pero sus testimonios no concordaban.

Encontrarán a sus testigos falsos y, en su parodia de “querer la verdad”, distorsionarán el procedimiento para apoyar sus deseos pecaminosos.

NOTA- Hasta en sus esfuerzos por tener un juicio justo, tuvieron que inventar cargos contra Jesús.
En sus esfuerzos por inventar cargos contra Jesús, fracasaron repetidamente.

Pero era la voluntad del Padre que Jesús fuera condenado.
Por lo tanto, podríamos decir que el Padre finalmente dispuso un testigo mentiroso que podría presentar una historia consistente.

Puedo destruir el templo de Dios—
Primero, estas palabras no fueron citadas correctamente. Jesús había dicho, en Juan 2:19, Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
Segundo, la insinuación que producen, al aplicar estas palabras a un pretendido plan para destruir el templo de Jerusalén, era completamente injusta; pues estas palabras las habló refiriéndose al templo de su cuerpo.
Es muy fácil, por medio de algunas pequeñas modificaciones, hacer que hasta las cosas más santas y las personas inocentes sean despreciables para el mundo, e incluso quitar la vida a inocentes.

26:62-64

  1. ¿No respondes nada? Jesús se sentó en silencio hasta que fue ordenado por el oficio del sumo    sacerdote responder a las acusaciones en su contra.

 Finalmente, el sumo sacerdote exigió saber si Jesús era el Mesías, el Cristo, el Hijo de Dios.

Cuando Jesús fue puesto bajo juramento en el nombre de su Padre acerca de su condición como el Mesías , ENTONCES fue momento de responder

  1. Tú lo has dicho: Jesús no está en este juicio para defenderse. Pensamos en la increíble defensa que pudo haber hecho. Jesús podría haber llamado testigo tras testigo, y señalado evidencia irrefutable de que Él era en verdad el Cristo, el Hijo de Dios. Pero Él sabe que a estos corazones endurecidos no les importan los hechos de este caso, por lo que simplemente da testimonio de la verdad: Tú lo has dicho.
  2. Veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo: Jesús agregó esta única palabra de advertencia. Les advirtió que aunque se sientan a juzgarlo ahora, él algún día se sentará a juzgarlos, y con un juicio mucho más vinculante.

26:65, 66

En su cruzada para asesinar a Jesús, violan sus propias reglas de la ley y violan las Leyes de Dios al encontrar mentirosos para testificar contra Jesús.
Luego fingen celo POR Dios.
26:67, 68

Marcos 14:65  65Y algunos comenzaron a escupirle, y a cubrirle el rostro y a darle de puñetazos, y a decirle: Profetiza. Y los alguaciles le daban de bofetadas.
Isaías 50:4-6  4 Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios.
5    Jehová el Señor me abrió el oído, y yo no fui rebelde, ni me volví atrás.
6    Di mi cuerpo a los heridores, y mis mejillas a los que me mesaban la barba; no escondí mi rostro de injurias y de esputos.

Apocalipsis 20:11  1Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.
El rostro sobre el que escupieron y golpearon, es el rostro del cual el cielo y la tierra un día huirán, cuando Dios haga nuevas todas las cosas.
26:69-74
Pedro comenzó a lanzar maldiciones sobre sí mismo.
Que me suceda tal o cual cosa si no digo la verdad.

NOTA- Gracias a Dios que no responsabilizó a Pedro de las maldiciones que él mismo invocaba.
En cambio, la simple mirada de Jesús y la verdad de sus palabras era todo lo que se necesitaba.
Cuán clemente y misericordioso es Dios con nosotros que fallamos, prometemos nunca fallar, pero lo hacemos.

26:75
La fiel predicción de Jesús se cumple.
¿Cuánto más lejos podría haber ido Pedro si el gallo no hubiera cantado?
Gracias a Dios por las pequeñas formas en que nos rescata de más fracasos.

Lucas 22:60-62  60Y Pedro dijo: Hombre, no sé lo que dices. Y en seguida, mientras él todavía hablaba, el gallo cantó. 61Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces. 62Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente.

La negación de Pedro lo llevó a mentir, y mentir lo llevó a maldecir, y maldecir lo llevó a jurar, y ¿quién sabe hasta dónde habría caído si no hubiera sido divinamente detenido en su carrera pecaminosa?

Pedro juró que nunca haría lo que finalmente hizo.
Pedro tropezó por la presión de una sirvienta.
Pedro se detuvo y se arrepintió al oír el canto de un gallo.

Qué cosas tan aparentemente pequeñas pueden hacernos tropezar.
Qué cosas tan aparentemente insignificantes pueden rescatarnos de nuestros tropiezos.
Jesús pasó a restaurar a Pedro y lo convirtió en pastor y líder de su iglesia.

APLICACIONES

  1. La necesidad de la cruz. Ninguna otra provisión para el pecado.

Hechos 4:12  12Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

  1. El amor de Jesús por nosotros.

Su voluntad de ir a la cruz para redimirnos y sanarnos.

Romanos 8:31, 32  31¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? 32El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

  1. Jesús es nuestro ejemplo de morir a uno mismo para que otros puedan ser bendecidos.

Juan 13:15  15Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.
Ir a 1 Pedro 2:21-25