Mateo 18:16-20 Si su hermano no lo quiere escuchar

by | Jan 30, 2024 | 0 comments

I. Decidir cuándo confrontar al ofensor

A. Pecados que se pueden “cubrir”

1. 1 Pedro 4:8 Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.
2. Proverbios 19:11 La cordura del hombre detiene su furor, y su honra es pasar por alto la ofensa.
3. Proverbios 17:9 El que cubre la falta busca amistad; mas el que la divulga, aparta al amigo.
4. No todos los problemas pueden plantearse y resolverse, ni se debe hacer.
5. La mejor pregunta podría ser: “¿Es esta una “ofensa que se puede cubrir”? ¿Me afecta?

B. Pecados con los que lidiar: “Pecados que no se pueden cubrir”

1. Cuando la ofensa le afecta profundamente.
2. Efesios 4:26, 27 “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27ni deis lugar al diablo.
Ira- indignación, exasperación.
3. Esto indicaría que existen diferentes niveles de ofensas.
4. Diferentes personas se ofenden con más o menos facilidad.
5. Si la ofensa abre una brecha entre dos hermanos, es necesario hablar de ello.

II. Segundo paso: Tomar testigos

Nota- el primer paso que se encuentra en el v. 15 debe ser lo primero. Si no se logra ningún progreso, vaya al paso dos
El propósito de los testigos

1. Traer testigos sigue el mandato de Deuteronomio 19:15
Deuteronomio 19:15 “No se tomará en cuenta a un solo testigo contra ninguno en cualquier delito ni en cualquier pecado, en relación con cualquiera ofensa cometida. Sólo por el testimonio de dos o tres testigos se mantendrá la acusación.”

a. Mantener- confirmar, validar, probar
b. Los testigos escuchan y buscan determinar si se ha cometido un mal.

2. Llevar testigos puede traer el siguiente resultado.

a. Su queja es válida y el ofensor ciertamente ha pecado contra usted.
b. Los testigos ayudan al ofensor a comprender su pecado.
c. El ofensor puede recibir asesoramiento sobre cómo corregir las cosas.
d. Por el contrario…Usted podría descubrir que usted (el ofendido) tiene una viga en el ojo y no ha visto con claridad la supuesta ofensa.
e. Quizás el consejo de amigos de confianza le revele que ha reaccionado exageradamente o que está siendo demasiado sensible.
f. Quizás a través de sus consejos, se dará cuenta de que usted es el ofensor.
g. Podría descubrir que no tiene un corazón de reconciliación, sino de condena. Recuerde, el objetivo es “ganar de vuelta a su hermano” (V.15).

3. No suponga que los testigos están ahí solo para apoyarlo a usted.
4. Deben traer a la luz la objetividad necesaria y la verdad de Dios para ambas partes.

B. Entienda que no todos las ofensas son mantenibles

1. Es posible que la gente no esté de acuerdo en que se dijo o se hizo algo. Si un asunto es “mantenible”, entonces puede ser juzgado. De lo contrario, es posible que no haya recurso.
2. Puede que sean necesarias varias visitas para advertir, exhortar y razonar con ellos.
3. Si un asunto es “mantenible” y se determina que el ofensor está equivocado, entonces él / ella necesita arrepentirse y hacer las paces necesarias (2 Corintios 7: 10-12).

III. Dígaselo a la iglesia

A. Si el ofensor aún no se arrepiente, dígaselo a la iglesia

1. Dependiendo de la ofensa o la situación, podría ser mejor decirle solo al liderazgo. El conocimiento público puede traer reproches a víctimas inocentes.
2. En otras ocasiones, el pecado y el pecador son revelados a la congregación de la iglesia, quienes entonces pueden buscar al ofensor y tratar de razonar con él / ella.

a. La congregación tiene la responsabilidad de ser parte de la resolución.

3. Si el ofensor no está dispuesto a arrepentirse, debe ser expulsado de la comunión.

a. Tratados como incrédulos: amados, pero sin comunión, tiempos de oración, etc.
b. El ofensor impenitente debe ser excluido de las bendiciones de la participación en la iglesia y el compañerismo cristiano.
c. El ofensor que no se arrepiente necesita sentir las consecuencias de su pecado.
d. 1 Timoteo 1:20 “…de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar.”

4. Esto también es para la protección espiritual, emocional, física y mental del cuerpo de la iglesia. (Ver 1 Corintios 5)
5. El objetivo siempre es ganar de vuelta al hermano / hermana ofensor.

B. ¿Qué de la restauración?

1. ¿Cuánto tiempo se les debe tratar como incrédulos? Hasta que se arrepientan
2. Cuando llegue el arrepentimiento: restaure y perdone al ofensor (Ver 2 Cor. 2:1-11)

C. ¿Qué piensa Dios de esto? Vs. 18-20

1. Dios dice que ratificará tal decisión desde el cielo.
2. Incluso un pequeño grupo de creyentes puede llevar a cabo este proceso … dos o tres
3. Esto puede indicar que esta acción tome lugar en un nivel más pequeño, es decir, familia, amigos.
4. NOTA AL MARGEN– Los términos atar y desatar aquí a veces se sacan de contexto con respecto a atar a Satanás / demonios y desatar el poder de Dios o el Espíritu Santo.
5. Los cristianos sí tienen poder espiritual y autoridad de Dios.
6. No debemos citar y aplicar incorrectamente estos versículos.
7. Mientras estos versículos son considerados y seguidos en su contexto correcto, recuerde honrar a Jesús, quien está allí en medio de usted / nosotros. (Mateo 18:11)

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *