Efesios 6:17 Fe que da Esperanza y verdad

by | Jul 26, 2023 | 0 comments

I. El yelmo y la espada

A. El yelmo de la salvación V. 17a

1. 17a Y tomad el yelmo de la salvacióndechomai- recibir. Diferente al versículo 16.
2. Literalmente- El yelmo que es salvación.
3. La salvación de la que habla Pablo podría significar muchas cosas, pero parte de lo que se llama salvación es la redención que Dios hace de su pueblo, lo que nos lleva a estar con Él.
4. El yelmo de la salvación incluye tener una mente sobria basada en el hecho de que Dios juzgará el mal y recompensará a los que tienen fe en su Hijo, y recibirá a su pueblo para sí.
5. 1 Tesalonicenses 5:8   Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza (expectativa) de salvación como yelmo.
6. Romanos 13:11-14 11 Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.  12  La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.  13  Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia,  14  sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.
7. Cuando la vida a nivel local/nacional/internacional va mal, la gente se desprende de la restricción.
8. Puede cundir el pánico, la desesperanza, la desesperación. La gente puede volverse muy egocéntrica
9. La gente se desespera. Los cristianos son tentados a transigir durante tiempos como estos.
10. Satanás tentará al cristiano a recurrir a la deshonestidad, etc., durante los tiempos difíciles de la vida.
11. El yelmo de la salvación le recuerda al cristiano que…

a. Jesús regresará por los suyos, o iremos a estar con Él a través de la muerte.
b. Juan 14:1-6 1 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.  2  En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.  3  Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.  4  Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.  5  Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?  6  Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
c. 1 Pedro 1:3-6, 3  Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,  4  para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos
para vosotros,  5  que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.  6  En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas… 13 Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado…
d. Toda maldad será juzgada y la justicia perfecta prevalecerá.
e. Nuestras buenas obras hechas en fe serán recompensadas.
f. Satanás y sus demonios finalmente sufrirán su derrota total y absoluta.
g. Dios creará un nuevo cielo y una nueva tierra, y morará con su pueblo.

12. ¿Qué significa esto para nosotros?

a. Mientras vemos al mundo progresar en inmoralidad y locura, somos estabilizados por el yelmo de la esperanza de nuestra salvación.

i. Se nos recuerda que Jesús dijo que las cosas se pondrían cada vez peor.
ii. Se nos recuerda que no debemos sorprendernos del aumento de la maldad y la impiedad.
iii. Se nos recuerda que nuestra esperanza no está en la política, el poder militar o la ciencia.
iv. Nuestra esperanza está en Jesucristo, nuestra esperanza de gloria, quien regresara por su iglesia.

b. Se nos recuerda que nuestra esperanza está en Jesús, que él quiere que compartamos esa esperanza con otros que viven en este mundo enfermo.

i. Para aquellos cuya esperanza ha sido destruida por la incertidumbre del dinero.
ii. Para aquellos que son cínicos debido a los fracasos e incapacidades del gobierno.
iii. Para los que se han desesperado por los intentos fallidos de autoreforma.
iv. Mientras muchos a nuestro alrededor se desesperan, nuestro yelmo de la esperanza de salvación cambia nuestra forma de vivir. Vivimos por encima y más allá de la locura.

c. El cristiano se da cuenta de la importancia de “estar en el mundo, pero no ser del mundo”.

i. El cristiano sabe que no debe esperar que los esfuerzos del hombre introduzcan la paz mundial, la justicia, la rectitud o una sociedad sin codicia.
ii. Sin embargo, conforme Dios nos guía, estamos implicados a todos los niveles y en todos los ámbitos de la sociedad.
iii. No nos escondemos en nuestras iglesias y esperamos el regreso de Jesús.
iv. Vivimos como sal y luz en nuestras comunidades.
v. Buscamos hacer el bien y compartir con otros nuestra esperanza de salvación: Jesucristo.

d. Gilbert M. Beeken- “Otros hombres sólo ven un final sin esperanza, pero el cristiano se regocija en una esperanza sin fin”.
e. El cristiano creyente en la Biblia tiene una gran expectativa de un futuro glorioso: la salvación.

B. La espada del Espíritu-La Palabra de Dios V. 17b

1. No solo toda la Palabra de Dios, sino una porción específica necesaria para ciertas situaciones.
2. Hebreos 4:12   Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.
3. La Palabra de Dios es comparada con una espada, que puede ser usada defensiva y ofensivamente.
4. La palabra aquí no es logos, que se aplica a toda la Escritura, sino rhema, que es la verdad de Dios aplicada a una determinada situación, tiempo y lugar.
5. Literalmente- la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios para este momento.
6. En este pasaje, Pablo no está diciendo que tomemos la Biblia (lo que generalmente deberíamos hacer), sino que está diciendo que tomemos la porción específica necesaria para esta porción de la batalla.
7. El Espíritu Santo trae a la mente del cristiano conocedor esa porción correcta de la Palabra de Dios que es necesaria para el momento. Es tan importante que leamos la Palabra de Dios.

a. Corrie Ten Boom– “Cuando un cristiano rehúye la comunión con otros cristianos, el diablo sonríe. Cuando deja de estudiar la Biblia, el diablo se ríe. Cuando deja de orar, el diablo grita de alegría”.
b. John Owen- “Si la palabra no mora con poder en nosotros, no pasará con poder de nosotros”.

8. El cristiano toma esa palabra, y como una espada, esa palabra corta directo a la verdad de las cosas.
9. Vemos a Jesús haciendo eso en Mateo 4:1-11. Citó sólo lo que era necesario.
10. Pero fue poderosa para alejar a Satanás de Jesús y salvaguardarlo de pecar.
11. Cuando empuñamos la Espada del Espíritu, no sólo corta para revelar la verdad, sino que escudriña los corazones de todos los involucrados en cualquier ocasión.
12. Satanás también citó la Palabra de Dios, pero fuera de contexto. Nosotros estudiamos el todo y usamos una porción.
13. Caminamos en el Espíritu para discernir correctamente la Palabra de Dios, comparando las Escrituras con las Escrituras.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *