Efesios 6:1-3 Hijos obedezcan a sus padres

by | Jul 22, 2023 | 0 comments

Efesios 6:1 Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.
Obedecer– escuchar atentamente; prestar atención o conformarse a una orden o autoridad:– prestar atención, ser obediente.
Los hijos deben escuchar a sus padres entendiendo que están bajo su autoridad. Son instruidos por Dios para reconocer su posición de estar bajo la autoridad de sus padres. Este es el diseño de familia que existe por el plan de Dios.
Justo- inocente, santo, recto.
Efesios 6:2   Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa:
honrar- apreciar, es decir, fijar una valoración sobre ellos; reverenciar, honrar, valorar.
Los hijos deben ver a sus padres como valiosos.
Los hijos deben tener respeto por sus padres.
Deben tener reverencia por sus padres.
El respeto y la reverencia no son simples acciones externas.
Debe haber un respeto y una reverencia internos.
Esto significa que obedecer a sus padres y honrarlos es algo que necesita venir del corazón.
La obediencia no debe ser mecánica o llevada a cabo de mala gana.
Dios busca más que hijos que simplemente “aguantan” a sus padres.
La obediencia y la honra hacia los padres deben ser verdaderos en el corazón.
Los hijos no deben dar una obediencia mecánica y de mala gana.
Eso es observar la letra de la ley, pero no el espíritu de la ley.
Los hijos impíos son exactamente lo opuesto de lo que los hijos cristianos son llamados a hacer y ser.
Todos hemos visto la gran falta de respeto y desobediencia que muchos niños tienen con sus padres.
Se supone que los niños cristianos deben ser diferentes.
Efesios 6:3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

I. Naturaleza…. “Porque esto es justo” V. 1

A. Que los hijos obedezcan a sus padres es fundamental para la humanidad

1. Lo vemos en todas las culturas, sean cristianas o no.
2. Incluso la gente no cristiana entiende lo justo de que los hijos obedezcan a los padres.
3. ¿Qué significa eso? No hay que tomarlo a la ligera.
4. Esto no es una cuestión de cultura americana o de preferencia generacional.
5. No es algo que estaba bien en los años 50, pero que ahora está pasado de moda.
6. Es una ley fundamental y básica de la vida, creada como tal por Dios.
7. Reconocerlo trae bendiciones; rechazarlo traerá problemas.

B. Lo vemos en el reino animal

1. Los mamíferos adultos enseñando y cuidando a sus crías.
2. Alimentando a las crías, cuidándolas. Enseñándoles a cazar, etc. Disciplinándolas.
3. Observamos a los animales jóvenes en el zoológico y vemos cómo los padres adultos los disciplinan.
4. Nos divierte el animal joven y vemos lo justo de la respuesta del padre.

C. Los cristianos no están divorciados del orden natural de la creación

1. Lo que es cierto en el reino animal y entre los incrédulos, es ciertamente cierto de los cristianos.
2. Esta es una observación y verdad muy básica que es universalmente aceptada entre la mayoría de las personas.
3. Es fundamental, básico, parte del orden de la naturaleza y es correcto.

II. La Ley… el primer mandamiento con una promesa.

Dios dio estos mandamientos a Israel después de sacarlos de la esclavitud en Egipto.
Les dio estos mandamientos cuando se embarcaron en su viaje a la Tierra Prometida.
Honrarás a tu padre y a tu madre es un mandamiento.
Siempre había sido lo correcto, aunque nunca se había declarado “oficialmente” como un
mandamiento.
En cierto sentido, Dios estaba “reafirmando” lo que la naturaleza mostraba.
Dios estaba destacando lo que ya se sabía que era cierto.
Honrar a los padres no se convirtió “de repente” en una verdad en Éxodo 20.

A. Un mandamiento dado a Israel

Éxo 20:12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que
Jehová tu Dios te da.
Deu 5:16 Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado, para que
sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre la tierra que Jehová tu Dios te da.
Éxo 21:12 El que hiriere a alguno, haciéndole así morir, él morirá.
Éxo 21:15 El que hiriere a su padre o a su madre, morirá.
Éxo 21:17 Igualmente el que maldijere a su padre o a su madre, morirá.
Herir debe tomarse en el contexto del versículo 12: El que golpea a un hombre para que
muera.
Un niño que asesinara o intentara asesinar a uno de sus padres recibiría la pena capital.
Y el que maldijere a su padre o a su madre, morirá; se trata de un hijo adulto que amenaza a sus padres.
Aunque esta ley es severa, preserva una base fundamental de la sociedad civilizada: el respeto generacional.
La generación mayor, a medida que envejece, está a merced de la generación más joven, y si se permite que la generación más joven entre en guerra abierta con la generación mayor, se tambalean los cimientos de la sociedad.
Deu 21:18-21 Si alguno tuviere un hijo contumaz y rebelde, que no obedeciere a la voz de su padre ni a la voz de su madre, y habiéndole castigado, no les obedeciere;  19  entonces lo tomarán su padre y su madre, y lo sacarán ante los ancianos de su ciudad, y a la puerta del lugar donde viva;  20  y dirán a los ancianos de la ciudad: Este nuestro hijo es contumaz y rebelde, no obedece a nuestra voz; es glotón y borracho.  21  Entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrearán, y morirá; así quitarás el mal de en medio de ti, y todo Israel oirá, y temerá.
Deu 27:16 Maldito el que deshonrare a su padre o a su madre. Y dirá todo el pueblo: Amén.

B. Una norma por la cual debemos regirnos

El honor a nuestros padres y madres es un pilar esencial para la estabilidad y la salud de toda sociedad; si los jóvenes están constantemente en guerra con los mayores, se destruirán los cimientos.
La rebelión es costosa, y muchos han pagado un alto precio personalmente por su rebelión contra sus padres.
Prov 30:17 El ojo que escarnece a su padre y menosprecia la enseñanza de la madre, los cuervos de la cañada lo saquen, y lo devoren los hijos del águila.

Cuántos niños NO han seguido el consejo piadoso de sus padres y han tenido vidas arruinadas debido a su desobediencia.
Un niño que es desobediente a sus padres, probablemente desobedecerá a Dios.
Tantos jóvenes sufren innecesariamente porque desobedecen e ignoran la enseñanza e
instrucción de sus padres.

C. Desobedecer a los padres es una marca de impiedad

1. Romanos 1:28-31
2. 2 Timoteo 3:1-5

III. Gracia… “en el Señor,”

A. Jesús obedeció a sus padres terrenales

Lucas 2:42-51
A la edad de 12 años, Jesús tenía una comprensión de su misión celestial.
Aunque entendía que estaba allí para ocuparse de la obra de su Padre celestial, no pensó que no necesitaría obedecer a José y a María.

B. Los niños deben considerar la gracia de Dios y ser motivados a obedecer

La razón suprema para que los hijos obedezcan a sus padres es esta:
Es agradable a Jesucristo.
Es honroso para Jesucristo.
Nuestra obediencia es una señal de nuestro amor hacia Jesucristo.
La naturaleza lo dicta…
La Ley lo ordena…
Pero los hijos deben obedecer a sus padres porque Dios se los pide.
Esta es una forma importante en que los niños cristianos honran a Dios.
Observen que no se trata de una simple exhortación a los hijos para que obedezcan, como la que podrían encontrar en un panfleto o folleto sobre las relaciones entre padres e hijos escrito desde un punto de vista secular.
No es simplemente “Hijos, obedezcan a sus padres”.
Es “Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor”.
La clave de todo el mandamiento está en el Señor.
Como vimos con respecto a la esposa, que debe someterse a su marido como al Señor…
Lo mismo sucede con el hijo al padre.
Los hijos deben obedecer a sus padres, por amor a Cristo.
Ese es el punto que él hace.
Deben obedecer, no porque es lo que sus padres quieren, sino porque es lo que el Señor Jesús quiere.
Esta es su responsabilidad ante Cristo.
No pueden cumplir su deseo de pertenecerle y reflejar su vida a menos que estén dispuestos a obedecer a sus padres.
Esta es la base sobre la que el apóstol lo pone.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *