Efesios 6:16, 17a Fe que protege e impulsa

by | Jul 26, 2023 | 0 comments

I. Una comparación interesante

A. Las tres primeras piezas de la armadura se mencionan en tiempo participio, como algo que ya pasó. “Ceñidos, vestidos…”

B. Las siguientes cuatro piezas son las que uno debe “tomar” – uso situacional.

II. La armadura que “tomamos” Vs. 16-18

A. El escudo de la fe V. 16

1. Sobre todo– además de esto.
2. 16 sobre todo, tomad el escudo de la fe- analambanō- tomar una cosa para usarla.
3. El escudo– la palabra escudo está tomada de la palabra griega puerta.

a. El escudo romano (Scutum) se parecía a una puerta. Rectángulo, 2 ½ pies x 4 pies.
b. De madera o de mimbre, pero recubierto de lienzo y luego de piel de becerro.
c. El escudo se curvaba hacia fuera y hacía que las flechas se desviaran sin impactar con fuerza.
d. El gran tamaño de los escudos permitía a los soldados formar un tustudo (tortuga en latín) o muro de escudos que podía protegerlos como grupo.

4. Escudo de la fe– habla de la fe en la Palabra de Dios claramente declarada, sus
promesas.
5. El escudo protege de los dardos de fuego de Satanás, que busca socavar la fe en Dios.

a. De cualquier manera que Dios nos pida que tengamos fe, Satanás quiere atacar nuestra fe.
b. La fe acerca de la salvación, la santidad, el amor de Dios, la provisión, la Palabra, la
dirección del Espíritu.

6. Satanás no puede leer nuestras mentes, pero pone pensamientos, dudas, preguntas en nuestras cabezas.
7. Hay tres maneras en que Satanás dispara dardos de fuego en la mente del creyente.

a. “¿Realmente Dios dijo eso?” Causa duda de lo que el/ella escucho. Ver Génesis 3:1
b. “Dios no está diciendo la verdad” Busca invalidar lo que Dios dijo. Ver Génesis 3:2-4
c. “Si Dios dijo…entonces por qué…?” Busca hacer mal uso de la Palabra de Dios. Ver Mateo 4:5-7

i. “Si Dios te ama, ¿entonces por qué estás sufriendo?”
ii. “Dios no entiende tu situación. Su palabra no aplica a ti.

8. Cuando los cristianos dudan de las promesas de Dios, ¿en qué se basa ese
cuestionamiento?

a. Malentender las promesas de Dios acerca de la salvación. “¿Realmente Dios dijo eso?”
b. Causar que el cristiano dude de las promesas de Dios. “Dios no está diciendo la verdad”
c. Dudar de la salvación a causa de los pecados, etc. “Si Dios dijo…entonces por qué…?”

9. Stedman- La duda es siempre un ataque a la fe. El hecho de que tengas dudas demuestra que tienes fe. No son opuestos en absoluto. La duda es la prueba de la realidad de la fe.
10. En las antiguas batallas, los enemigos utilizaban flechas incendiarias que hacían arder algunos escudos. Ese escudo se convertía en un lastre, no en una ventaja. El soldado tendría que desecharlo, exponiéndose así a un gran peligro.
11. Cuando llegan los desafíos en la vida, tratamos de protegernos a nosotros mismos y a los demás con escudos.

a. El escudo de las emociones se incendiará y no nos protegerá. Las emociones fluctúan.
b. El escudo de la confianza en uno mismo se incendiará, porque vacilamos entre la capacidad y la incapacidad.
c. Necesitamos el escudo que no depende de nosotros, sino que es fuerte a causa de Dios.
d. Salmos 91:4 Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad.

12. La gran lucha: Lo que vemos, sentimos e imaginamos frente a las promesas y el carácter de Dios.
13. El cristiano necesita tomar el escudo de la fe que extingue los dardos de fuego, necesitan ignorar las emociones y elegir creer las promesas y el carácter de Dios.
14. Santiago 4:7 Resistid al diablo, y huirá de vosotros (resistirlo por fe).

B. El yelmo de la salvación V. 17a

1. 17a Y tomad el yelmo de la salvacióndechomai- recibir. Diferente al versículo 16.
2. Literalmente- El yelmo que es salvación.
3. La salvación de la que habla Pablo podría significar muchas cosas, pero parte de lo que se llama salvación es la redención que Dios hace de su pueblo, lo que nos lleva a estar con Él.
4. El yelmo de la salvación incluye tener una mente sobria basada en el hecho de que Dios juzgará el mal y recompensará a los que tienen fe en su Hijo, y recibirá a su pueblo para sí.
5. 1 Tesalonicenses 5:8   Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza (expectativa) de salvación como yelmo.
6. Romanos 13:1-14 Habla de obedecer al gobierno, amar al prójimo, y hacer todo esto porque (Vs. 11-14)… 11 Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.  12  La noche está avanzada, y se acerca el día.Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.  13  Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia,  14  sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.
7. Cuando la vida a nivel local/nacional/internacional va mal, la gente se desprende de la restricción.
8. La gente se desespera. Los cristianos son tentados a transigir durante tiempos como estos.
9. Satanás tentará al cristiano a recurrir a la deshonestidad, etc., durante los tiempos difíciles de la vida.
10. El yelmo de la salvación le recuerda al cristiano que…

a. Jesús regresará por los suyos, o iremos a estar con Él a través de la muerte.
b. Toda maldad será juzgada y la justicia perfecta prevalecerá.
c. Nuestras buenas obras hechas en fe serán recompensadas.
d. Satanás y sus demonios finalmente sufrirán su derrota total y absoluta.
e. Dios creará un nuevo cielo y una nueva tierra, y morará con su pueblo.

11. ¿Qué significa esto para nosotros?

a. Mientras vemos al mundo progresar en inmoralidad y locura, somos estabilizados por el yelmo de la esperanza de nuestra salvación.

i. Se nos recuerda que Jesús dijo que las cosas se pondrían cada vez peor.
ii. Se nos recuerda que no debemos sorprendernos del aumento de la maldad y la impiedad.
iii. Se nos recuerda que nuestra esperanza no está en la política, el poder militar o la ciencia.
iv. Nuestra esperanza está en Jesucristo, nuestra esperanza de gloria, quien regresara por su iglesia.

b. Se nos recuerda que nuestra esperanza está en Jesús, que él quiere que compartamos esa esperanza con otros que viven en este mundo enfermo.

i. Para aquellos cuya esperanza ha sido destruida por la incertidumbre del dinero.
ii. Para aquellos que son cínicos debido a los fracasos e incapacidades del gobierno.
iii. Para los que se han desesperado por los intentos fallidos de autoreforma.
iv. Mientras muchos a nuestro alrededor se desesperan, nuestro yelmo de la esperanza de salvación cambia nuestra forma de vivir. Vivimos por encima y más allá de la locura.

c. El cristiano se da cuenta de la importancia de “estar en el mundo, pero no ser del mundo”.

i. El cristiano sabe que no debe esperar que los esfuerzos del hombre introduzcan la paz mundial, la justicia, la rectitud o una sociedad sin codicia.
ii. Sin embargo, conforme Dios nos guía, estamos implicados a todos los niveles y en todos los ámbitos de la sociedad.
iii. No nos escondemos en nuestras iglesias y esperamos el regreso de Jesús.
iv. Vivimos como sal y luz en nuestras comunidades.
v. Buscamos hacer el bien y compartir con otros nuestra esperanza de salvación: Jesucristo.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *