Santiago 2:1-9 El pecado de la discriminación

by | Sep 7, 2023 | 0 comments

I. La exhortación Vs. 1-5

A. La fe que mantenemos V. 1

1. Mantener la fe- practicar la fe. Nosotros decidimos cómo vamos a practicar nuestra fe.

a. Nuestro caminar diario de fe no es automático ni sin sentido.
b. El Espíritu Santo nos impulsa o nos restringe, y la Palabra de Dios nos instruye.
c. Debemos decidir si obedeceremos a Dios o viviremos de acuerdo con nuestros propios deseos.

2. Nuestro glorioso Señor- Moffat- “La religión cristiana [aquí es llamada] más explícitamente  un término sorprendente para Cristo como la manifestación plena de la presencia y majestad divinas. Los judíos llamaron a esto la shekinah.”

a. Santiago les recuerda a los creyentes que su fe estaba en Cristo, el Hijo de Dios encarnado.
b. Santiago presentó a Jesús y la fe en los términos más altos posibles.

B. No practicar la parcialidad Vs. 1-4

1. V. 1 Parcialidad- El proyecto bíblico de la carta azul– la culpa de quien, cuando se le pide que juzgue, respeta las circunstancias externas del hombre y no sus méritos intrínsecos, y por eso prefiere, como el más digno, al rico , de alta cuna, o poderoso, sobre otro que no tiene estas cualidades.

a. Discriminación en cualquier forma que se presente. En este caso, ricos contra pobres.
b. En nuestros días, discriminamos por cultura, idioma, etnia, nacionalidad, preferencia de género, inclinaciones políticas. No solo discriminamos: juzgamos y odiamos.
c. A veces juzgamos rápidamente a un libro por su portada. Clasificamos a las personas de acuerdo con nuestros sentimientos y fe, en lugar de verlas como personas que Dios ama.

2. Lo que el V. 2 no está diciendo- no está sugiriendo que aprobemos o permitamos todo tipo de comportamiento en la Iglesia de Jesucristo. No promueve la aceptación del pecado.

a. Habla de alguien entrando a la Iglesia. ¿Damos la bienvenida a todos por igual?
b. Por extensión, habla de cómo usted trata a sus conciudadanos en Napa y más allá.

3. Recuerde a los destinatarios de esta carta: cristianos del siglo I bajo persecución.

a. Es posible que hayan mostrado preferencia por los ricos, esperando algún tipo de ayuda.
b. Es posible que hayan evitado a los pobres como una carga no deseada, o que simplemente no les agradaban.

4. Vs. 2, 3 Los ricos- Los anillos de oro en la mano izquierda eran un símbolo de riqueza.

a. Usted podía alquilar anillos de oro para ocasiones especiales. Muestras evidentes de riqueza.
b. Debido a que es agradable estar cerca de ellos y porque podemos beneficiarnos de ellos, a veces mostramos parcialidad hacia los ricos.

5. Vs. 2, 3 Los pobres – habla de los muy pobres, incluso de los reducidos a mendigos.

a. Uno de nuestros instintos hacia esas personas puede ser evitarlas, ya que obviamente están necesitadas y es posible que no queramos sentirnos obligados a ayudarlas.
b. Otro instinto puede ser que los culpamos por su propia condición de pobreza.
c. Suponemos que su condición debe ser culpa de ellos, y asumimos que su recuperación debe depender completamente de ellos. “Es su propia culpa”. Puede que lo sea o puede que no.

6. Tratar a las personas de acuerdo con lo que describe Santiago es tener un corazón carnal y pecaminoso.
7. V. 4 Jueces con malos pensamientos- Por nuestro propio pensamiento carnal y pecaminoso, decidimos quién debe ser tratado bien y quién no.

a. Santiago dice que ese tipo de pensamiento revela nuestra pecaminosidad.

II. Motivos para la exhortación Vs. 5-9

A. El punto de vista de Dios sobre los pobres (y otros a los que podríamos pasar por alto) V. 5

1. El llamado y la elección de Dios entre la humanidad incluye a los pobres.
2. Mucha gente pasaría por alto a los pobres, pero Dios incluye a los pobres entre su pueblo.
3. Dios también invita a los pobres para poder enriquecerlos espiritualmente.
4. Meyer- “El rico puede confiar en Él; pero el pobre tiene que hacerlo. . . . el pobre no tiene fortaleza donde esconderse, excepto los dos fuertes brazos de Dios ”.
5. Hiebert- “La historia de la Iglesia demuestra que comparativamente más personas pobres que ricas han respondido al evangelio”.
6. En un sentido más amplio, Dios llama a muchos contra los que podríamos tener prejuicios.
7. 1 Corintios 6:9-11 9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. 11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

B. Observaciones sobre los ricos Vs. 6, 7

1. Jesús habló del hecho de que es menos probable que un rico entre en el reino de Dios.
2. A menudo dependen de su dinero y, a veces, lo utilizan para aprovecharse de otras personas.
3. Mateo 19:23-24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. 24 Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.
4. Debido a que es menos probable que los ricos se rindan a Dios, a menudo se burlan de Dios y de su pueblo.
5. En nuestra carnalidad, a veces los preferimos sobre los pobres; está mal por muchas razones.

C. Objeciones sobre nuestra conducta Vs. 8, 9

1. Parece que Santiago podría estar respondiendo a una defensa previamente declarada por algunos creyentes.
2. Al preferir a los ricos, algunos en la iglesia local podrían haber declarado…
“Simplemente amo a mi prójimo como me amo a mí mismo”.
3. La declaración de Santiago parece ser una respuesta.
4. Mucha gente “ama a su prójimo como a sí mismos”, pero la verdad se acerca más a esta frase: “Amo a mi prójimo porque es como yo mismo”.
5. Al amar a nuestro prójimo rico, podemos afirmar: “Estoy guardando la ley”.

a. Pero al no amar a nuestro vecino pobre, estamos infringiendo la ley.
b. Es fácil usar las Escrituras para defender pecados y fracasos.
c. Podemos enfatizar lo correcto de las cosas que nos gusta hacer y omitir el resto.
d. Si “usamos” la Biblia para defender nuestras acciones, entonces debemos aceptar toda la Biblia, no solo las porciones que nos gustan.

6. Tenga en cuenta que Santiago está corrigiendo a cristianos que ya estaban sufriendo por su fe.

a. En su sufrimiento, se están dando un margen de maniobra.
b. Están obedeciendo las porciones de la Palabra de Dios que les resultan fáciles de hacer.
c. Están pasando por alto las porciones que exigen un auto-sacrificio de formas que no les agradan.

7. Santiago dice que si quebrantamos una parte de la ley de Dios, somos transgresores.
8. Desarrollará ese tema en el versículo 10.

D. Ejemplos

1. 2 Corintios 6:3-10 No damos a nadie ninguna ocasión de tropiezo, para que nuestro ministerio no sea vituperado; 4 antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias; 5 en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos; 6 en pureza, en ciencia, en longanimidad, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor sincero, 7en palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra; 8por honra y por deshonra, por mala fama y por buena fama; como engañadores, pero veraces; 9como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, mas no muertos; 10como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo.
2. 2 Corintios 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *